CINE Y TV

Blackmagic Design lanza la nueva URSA Mini Pro 4.6K G2

Después de casi dos años esperando, Blackmagic Design ha anunciado el nuevo modelo de su URSA Mini, la cámara profesional para cine, TV y publicidad de la empresa con el equipamiento más puntero en grabación y retransmisión de señal en vídeo. Después de actualizar su modelo compacto con la Blackmagic Pocket Cinema 4K, ahora han anunciado, por sorpresa, el modelo que muchos de sus seguidores ya estaban esperando y aquí os contaremos todos los detalles.

La URSA Mini Pro 4.6K G2 ha aparecido por primera vez en un vídeo que Blackmagic ha publicado como un resumen de las novedades en sistemas y software. Sin embargo, sin esperarlo, ha presentado su nueva cámara mostrándola en todo su esplendor y lo primero que se puede ver es que su aspecto no ha cambiado mucho en comparación con su versión anterior, disponible en SchoolTraining.


Los cambios más significativos están en su sistema y construcción interna, con unos componentes con diseño y prestaciones renovadas que permiten la grabación y escritura de datos más rápida y eficaz. Además, incluye un nuevo sensor Super 35mm con grabación en HDR a 4.6K y la grabación a 300 fps. Todo un avance en el modelo y un gran salto de Blackmagic Design, pero eso no es todo.

El modelo URSA Mini Pro 4.6K G2 es compatible con el formato Blackmagic RAW, el códec de grabación que Blackmagic ha lanzado y con el que promete todas las ventajas de un RAW con la facilidad de uso de los códecs convencionales. Esto incluye los flujos de trabajo del RAW y el procesamiento optimizado de CPU y GPU, además de obtener los archivos sin ningún tipo de compresión.

Todas las diferentes configuraciones de resolución, rango dinámico adaptable y formatos de captura, la hacen ideal para toda clase de producciones profesionales. Tanto en cine, como en publicidad o coberturas televisivas, ya sea en el modo “Film” o “Extended Video”, el formato Blackmagic RAW proporciona toda la calidad de la imagen captada en un formato totalmente manejable y compatible.


Su construcción, al igual que en modelo anterior, está pensado para ser manejable y robusta al mismo tiempo. Toda la información está disponible a través de su monitor táctil LCD que permite al director de fotografía editar cualquier parámetro sin dejar de ver lo que se graba y una montura  EF para ópticas de cine de gran calidad, que se puede intercambiar por una de tipo PL. Asimismo, Blackmagic ha perfeccionado la colorimetría de su cámara, llegando a capturar fielmente los colores y tonos con una intensidad y autenticidad únicas.

Otra ventaja que incluye la URSA Mini Pro 4.6K G2 es la posibilidad de intercambiar las tarjetas mientras se graba y no tener que detener el rodaje para continuar. A sus dos puertos de CFast 2.0, ahora se incluyen dos para tarjetas SD o UHS-II que proporcionan un número superior de posibilidades en cuanto a soportes de grabación para UHD y HD. Además, con el nuevo puerto de expansión USB tipo C, se pueden utilizar unidades de almacenamiento externas para grabar.


Cabe señalar que Blackmagic busca la compatibilidad ante todo y facilitar el trabajo de una producción al máximo, por eso incluye una versión de su software Davinci Resolve junto con la cámara para editar directamente los archivos grabados en Blackmagic RAW. Sin duda, han dado un salta sustancial en prestaciones, diseño y componentes que promete estimular la producción cinematográfica y de publicidad. Os dejamos con el vídeo de su presentación.