SONIDO

Analógico y digital. Dos métodos y dos épocas

El mundo del sonido, la captura, procesamiento y edición, así como el trabajo del técnico de sonido ha cambiado mucho a lo largo de los años y, por tanto, también los resultados y cómo se obtienen. Hasta el aspecto físico de un estudio ha cambiado con el paso de la era analógica al digital y, de la misma manera, el número de personas que trabajan a la vez en el estudio.

Antes, el técnico de sonido principal tenía varios ayudantes que le asistían en la grabación y mezcla de las canciones en el estudio. En la era analógica, la gran cantidad de dispositivos complejos requería que varias personas estuvieran al cuidado de ellas. Todos esos aparatos ocupaban un espacio que ahora en la era digital está libre porque los plugins pueden sustituir estos dispositivos.

 

Trabajar solo en analógico condicionaba totalmente el trabajo del técnico de sonido que debía ser capaz de leer e interpretar la señal en los medidores de los procesadores de señal que tenía en el estudio. Entender la dinámica del sonido y profundidad de la mezcla en un estudio analógico era fundamental para obtener el mejor resultado. Ahora sigue siendo importante pero la tecnología ha facilitado mucho estas labores con los DAW.

Además, estos aparatos trataban el sonido como un elemento físico y por lo tanto podían sufrir desgaste y crear problemas en el sonido que, como se grababa en tiempo real, había que repetir todo el proceso para realizar cualquier cambio o ajuste en la mezcla. Todo tipo de procesadores de dinámica como compresores, limitadores, filtros y demás, era un dispositivo en el estudio que ocupaba un espacio. Incluso las mesas multicanal que llegaban a ser enormes y hacían que el espacio en el estudio fuese un problema en algunas ocasiones. Si uno de estos canales se rompía podía ocasionar problemas en el audio final.


Los sistemas analógicos también dependían de un sonido físico que había que llevar desde el micrófono hasta el dispositivo en sí, pasarlo por la mesa y llevarlo hasta el soporte de grabación. Todo esto requería un ruteo de cables que debía ser perfecto e implicaba muchos tipos de conexiones y cableado especial. Ahora el sonido digital es más fácil de transportar, procesar y editar en un estudio. El ruido en dispositivos analógicos también es ruido real en el sonido y llegaba hasta el resultado final.

Volviendo al flujo de trabajo, reprogramar el equipo para corregir un fallo en la mezcla llegaba a ser un gran problema en un estudio analógico, y un error en la mezcla final no podía ser resuelto a menos que se volviera a iniciar todo el proceso. Y pasar el sonido una y otra vez por el mismo sistema, llegaba a crear ruido en la mezcla. Aun así, es difícil lograr un sonido como el que proporcionan los elementos analógicos de estudio con software digital, pero no es imposible y los plugins tienen algo que ver en eso.


Con la aparición de los plugins, el sonido de los sistemas analógicos se podía conseguir hasta llegar a un nivel de fidelidad bastante alto. Además, el sonido no sufría tanto al modificarlo y el flujo de trabajo del técnico de sonido se veía agilizado. Los aparatos analógicos no han desaparecido del todo y muchos estudios siguen utilizándolos, pero el digital ya es predominante en el mundo del sonido.