DJ-PRODUCCIÓN MUSICAL

El bombo (kick) en la producción musical

Cuando se trata de la batería, como en toda la producción musical, no siempre podemos tener una grabación de estudio disponible y utilizamos samples que reproducen el sonido que buscamos. Pero no siempre es fácil elegir entre la enorme cantidad de sonidos sampleados que hay en la red.

Saber cuáles son buenos y a qué prestarle atención a la hora de escucharlos es clave para encontrar el sample de bombo perfecto para tu canción. El bombo es una parte importante de tu track que puede darle la fuerza necesaria a la canción.


Lo ideal es escuchar los samples que hayas escogido en conjunto con el resto de pistas de tu track. Así puedes darle un contexto y ver cómo está funcionando. Esto es muy recomendable incluso cuando te falte grabar alguna pista, simplemente añádelos como una pista por separado y compara el sonido de los distintos bombos que elegiste.

El rango dinámico de un bombo es amplio y las frecuencias que abarca pueden ser muchas si tienes en cuenta la envolvente (ataque y release). Hay que ser consciente de esto y observar que no se pise con otros instrumentos en tu canción, las colas del bombo largas tienden a entrar en frecuencias que pueden estar ya ocupadas y la mezcla debe respirar y tener espacio. Debes buscar el equilibrio en este sentido y en la medida de lo posible.


En cuanto a la ecualización es muy importante saber distribuir el balance de frecuencias y la saturación. La idea es que el conjunto entre el bombo y el resto de elementos, se distribuya armónicamente. El problema aquí puede venir por el conflicto con el bajo que a menudo ocupa el mismo espectro de frecuencias que el bombo. La mezcla es crucial para diferenciar los instrumentos y darle la importancia y el peso necesarios a cada uno de ellos.

Seguramente el sample de bombo perfecto para tu pista sea muy difícil de encontrar, por eso hay técnicas como trabajar en capas que pueden ayudarte a encontrar el tono y el color ideal para tu mezcla. Utilizando distintos samples superpuestos y ecualizados de la manera adecuada, puedes dar con el sonido perfecto. Pero recuerda afinar el sonido del sample porque debes evitar cualquier conflicto con la frecuencia fundamental de la canción. Y el volumen es igual de importante, ya que los samples no siempre están al mismo nivel y es necesario ajustarlos para compararlos mejor.


Teniendo una idea clara de la mezcla desde el principio ayuda mucho en la búsqueda del bombo perfecto, pero siempre hay que tener varias opciones con las que comparar y jugar un poco hasta dar con el adecuado.