CINE Y TV

Las luces del Cine y cómo utilizarlas

Como ya han aprendido nuestros alumnos en el Máster en Dirección de Fotografía, existen numerosos y muy diferentes tipos de luces en el cine y el audiovisual. No todas las luces funcionan igual y tienen el mismo objetivo en un rodaje, pero sí que tienen una importancia enorme en la creación y el resultado de la película.

Elegir las luces y saber montarlas en el set es una de las tareas más importantes que un director de fotografía debe saber hacer. La razón principal es que la iluminación le otorgará a la película el tono, la ambientación y el aspecto visual de todo el metraje. En cine esto se consigue planteando el set de luces para destacar lo más importante en la escena.

 

La luz principal o “Key light” es la fuente de iluminación primaria en una escena, iluminando al personaje que aparece o lo más importante. También suele ser la más intensa, por eso no es conveniente situarla cerca de la cámara para que no haga la iluminación de la escena muy plana. Por otro lado, esta luz crea ambientes muy dramáticos cuando se coloca detrás del sujeto.

Utilizando el “Key light” de dos formas distintas, podemos conseguir dos estilos de iluminación y darle dos sentidos a una escena. De un lado, un estilo de “Key light” alto que elimina los contrastes fuertes y tiende a tonos blancos, y de otro lado, un estilo de “Key light” bajo, que busca crear tonos oscuros y sombras en una escena con alto contraste mediante luces muy duras.

El primero es el más utilizado en producciones como los videoclips más comerciales y el segundo en el cine de género, sobretodo en thrillers y películas de cine negro.

Otra de las luces importantes en un set de rodaje es la luz de relleno que se coloca en el lado opuesto al “Key light” porque está destinada a eliminar las sombras que crea esa luz. Suele ser menos intensa que la luz principal y al utilizarla no debe crear sombras en la escena.

Por último, el “Backlight” o luz de contra se sitúa detrás del sujeto o sujetos principales de la escena y, normalmente, por encima de él. Esta clase de luz separa el actor o actriz del fondo de la escena y le otorga profundidad y una sensación de tridimensionalidad al plano. En exteriores, utilizar la luz natural del sol es un recurso muy útil como luz de contra, usando un reflector para dirigirla.


Este es el estilo tradicional de tres puntos de luz en un rodaje pero si solo disponemos de dos fuentes de luz o la escena fue concebida para rodarse así, podemos utilizar un “Key light” y una luz de relleno para destacar el sujeto y la acción.

Para profundizar más, hablaremos de las distintas fuentes de luz y sus características, por ejemplo las luces abiertas que no tienen ningún tipo de obstáculo entre el sujeto y la luz porque ilumina directamente con la bombilla. Otro tipo son los fresnel que utilizan un sistema de lentes para reflejar la luz de formas diferentes de forma controlada. Además incluyen un carro que acerca o aleja la bombilla de la lente para abrir o cerrar el cono de luz que emite. Y, por último, las luces que forman parte de la escena y que, en ocasiones aparecen en plano como lámparas o linternas. Estas también son controlables cambiando las bombillas.

Pero hay otros factores que afectan al rendimiento y comportamiento de las luces en un rodaje además del tipo de luz, como ocurre con el CRI (Índice de Renderizado del Color) que se refiere a la capacidad de esa luz de reflejar un cuerpo con su color natural como lo haría el tungsteno o el sol. Un CRI de 100 significa que esa luz le da al objeto el mismo color que una luz natural. Por otro lado tenemos la temperatura de color, medida en grados kelvin y que se refiere al tono más frío o cálido que puede dar una luz. A más grados Kelvin, más fría será la temperatura y, por tanto, más azul, y viceversa. La luz del día, según qué hora, se sitúa entre los 5600 y los 6500 grados Kelvin. Por suerte, también podemos controlar estos factores en las luces.

Lo último a tener en cuenta en una buena dirección de fotografía es la fuente de luz como tal, los tipos y características de cada fuente de luz son diferentes: 

-       Luces de tungsteno. Son las luces mas comunes en los hogares, compuesta de una bombilla de cristal y un filamento incandescente que produce la luz. También se las conoce como halógenas y dan temperaturas altas de color altas con potencias diferentes según la bombilla. Se suelen utilizar en escenas interiores de casas u oficinas y sus ventajas son la fidelidad del color, el bajo coste y la durabilidad. Sin embargo, emiten mucho calor, necesitan una potente fuente de energía y las bombillas no se pueden tocar con las manos.


-       HMI. Se utilizan como fuentes de luz para grandes espacios porque ofrecen resultados de entre 85 y 108 lúmenes por vatio. Gracias a la reacción entre el gas y la corriente eléctrica del tungsteno en la bombilla, pueden emitir esta gran cantidad de luz que alcanza los 6000 grados Kelvin y simulan la luz del sol en escena porque no emiten flickeos ni parpadeos. El alto coste de estas luces y su dificultad para dimerizarlas, son las únicas desventajas de estas fuentes de luz.


-       Fluorescentes. Son fuentes de luz muy versátiles, construidas en tubos de diferentes temperaturas que se pueden cambiar y colocar juntas en soportes, tal como hace la marca Kinoflo, disponible en SchoolTraining. Se utilizan mucho en interiores porque son compactas y la temperatura de color algo más baja que en el tungsteno o el HMI. Sin embargo, igualan en resultados a las HMI dando hasta 100 lúmenes por vatio. El único inconveniente es que pueden parpadear.


- LED. Son las fuentes de luz del futuro por su eficiencia y su manejabilidad. Los resultados son realmente buenos en cuanto a CRI y temperatura variable del color. Las bombillas de LED se construyen normalmente en paneles que pueden ser modificados al igual que la temperatura. Son muy cómodos de llevar, no dejan residuos y se pueden utilizar con baterías aunque son algo caros aun.


- Astera LED. Son los nuevos leds construidos en forma de tubo y que dan una cantidad de opciones ilimitadas. Un CRI por encima de 96 y tecnología inalámbrica que nos permite cambiar el rango de color a distancia. Su potencia y su manejabilidad los están convirtiendo en una opción de lo más útil para todo tipo de producciones audiovisuales.