DJ-PRODUCCIÓN MUSICAL

La Producción Musical y el Diseño de Audio en el Cine

El cine, al igual que la Producción Musical, es una muy poderosa forma de arte. Las grandes producciones audiovisuales son auténticos proyectos colaborativos que implican muchas personas y en las que cada palabra, música o sonido tienen una importancia brutal.

A la hora de diseñar el audio de una producción audiovisual debemos saber qué tecnología vamos a utilizar, cómo utilizarla y servir siempre a la historia. Esto quiere decir que lo mejor, en casos de dudas, es elegir siempre la opción que case con lo que quiere decirnos la imagen que vemos. La investigación y el diseño son una parte muy importante de este trabajo, por ejemplo cuando suena una sirena y la escena transcurre en un país extranjero, lo ideal es buscar cómo suenan las ambulancias en ese país. Porque la autenticidad del sonido lo es todo en el cine, solo así el espectador puede meterse totalmente en la historia y sentir las emociones que quiere transmitir.


Toda obra audiovisual está dividida en una sucesión de planos que forman un sentido en conjunto, y que implican imagen y sonido. Gracias a que podemos desmenuzar toda la película en planos, que es la unidad básica del audiovisual, tenemos la capacidad de diseñar el sonido y la música para cada parte de forma muy minuciosa. Cuando este montaje llega a las manos del postproductor de audio, lo primero que debe hacer es elegir un DAW y cargarlo en un timeline para empezar a trabajarlo. 

Pro Tools suele ser una opción muy utilizada por las posibilidades que tiene y las herramientas que ofrece. Compartir archivos y trabajar en distintos flujos de trabajo y ambientes, es muy fácil con Pro Tools y no tanto con el resto de DAWs.


Lo primero que hay que hacer es  sincronizar los planos con nuestras pistas, para ello nos aseguramos que al cargar el vídeo, la sesión comienza en el 00:00:00:00 de código de tiempo. Normalmente, se sitúa un semitono dos segundos antes de que aparezca el primer plano para ayudar a la sincronización. Debemos asegurarnos que nuestro código de tiempo está sincronizado con el de la imagen, configurándolo a un frame.

La sincronización hace que podamos buscar el momento exacto en que ocurre una acción y colocar el sonido perfecto en ese momento y ese es el nivel de edición que buscamos.

En cada plano y en cada secuencia hay, además, muchas capas en las que podemos trabajar. La complejidad de una secuencia va unida a la cantidad de capas de audio que puede haber en ella y es algo que deberíamos tener claro. El sonido describe tan bien como la imagen lo que está ocurriendo y ese debe ser el objetivo de un buen diseño de audio.


Analizando el plano y los elementos que entran en juego, podemos recrear cada sonido con total autenticidad pero no es tarea sencilla, imagina una secuencia en que se rompen varios elementos, o que varios coches se estrellan entre sí. Cada botella o coche que se rompa sonará de una forma distinta, y lo mismo ocurre con el sonido de los motores. 

En el cine, sobretodo el de ciencia ficción, todo se trata de hacerlo creíble y de crearlo desde cero en muchos casos. Para eso utilizamos la síntesis y los instrumentos virtuales. Sonidos cuya fuente física aun no se ha inventado o nuevas ideas que surgen de modificar elementos ya conocidos, es lo que tratamos de hacer aquí. Porque utilizar las mismas bibliotecas de siempre puede ser algo aburrido y repetitivo.

Existen varias de estas herramientas, por ejemplo Omnisphere, que puede hacer de instrumento virtual, tanto en cine como en producción musical. La calidad de sonido que ofrece y los parámetros que permite modificar, lo convierten en uno de los mejores del mercado.

Izotope Iris 2 y Vocalsynth 2 son herramientas muy poderosas juntas que permiten cargar tus propios samples, reproducirlos en una controladora MIDI y manipularlos a tu antojo, creando sonidos totalmente nuevos. Con vocalsynth puedes crear todos los efectos de voz que imagines.


Por último, a la hora de hacer música para cine y diseño de sonido, hay que tener en cuenta la diferencia entre sonido diegético y no diegético. El primero son todos los sonidos que están dentro del mundo de la película e implica que los personajes pueden escucharlo, el otro hace referencia a las pistas de audio con elementos que los personajes no podrían escuchar.

Los sonidos no diegéticos se utilizan para dar el ambiente a la imagen o para acentuar la fuerza de la imagen. Un ejemplo muy claro es el tema de “Tiburón”, que construye una creciente tensión y crea una asociación de ideas entre la música y la presencia del tiburón.