CINE Y TV

El trabajo de un DOP (Director de Fotografía)

En su máxima responsabilidad, el DOP forma parte del equipo de fotografía al que coordinará durante las fases de producción y dada la cantidad de funciones que desempeña podemos decir que debe pensar, además de como director de fotografía, como artista, técnico y productor. Como director de un departamento, el DOP está presente en todas las fases del proyecto, llevando a cabo muchas y diferentes tareas.



Por poner un ejemplo, es el encargado de lograr la estética pensada por el director (aunque en ocasiones está abierto a propuestas hechas por el propio DOP) y de mantenerla durante todo el rodaje y la postproducción. Del mismo modo, desde que recibe el guión y el guión técnico debe planificar y diseñar la iluminación en el set, realizar las pruebas necesarias, elegir la configuración técnica de la grabación en la cámara y asegurarse que en la fase de postproducción se sigue el flujo de trabajo idóneo para etalonar correctamente y aplicar los LUTs con el colorista.

Como veis, el DOP tiene un peso bastante importante en la producción de un proyecto y debe estar en contacto con casi todo el equipo que participa en el rodaje y la postproducción, sobretodo. Su relación con el equipo de montaje y etalonado será especialmente estrecha porque debe mantener un control constante del workflow de la postproducción.



Para un análisis más exhaustivo de las labores que un DOP debe desempeñar, os dejamos con el listado que John Hora (ASC) elaboró y publicó en la revista American Cinematographer y que rescatamos de la web de IMAGO, la Federación Europea de Cineastas: Listado de tareas de un DOP (Director de Fotografía)
El listado es extenso y algunas de las funciones tendrán mayor o menor relevancia dependiendo del proyecto, así como el tiempo que le ocupe al DOP llevarlas a cabo. Sin embargo, todas son responsabilidad del director de fotografía. Algunas de las más importantes son, por ejemplo, llegar a un acuerdo con el director sobre la estética que tendrá la obra y diseñar el estilo visual, proponiendo ideas a la dirección y dando indicaciones al equipo técnico del rodaje (dirección de arte, vestuario, gaffer, ayudante de dirección...)



Para tener un idea más clara de su trabajo, el DOP empieza analizando el guión y marcando una serie de pautas y protocolos a seguir por el resto del equipo. Después puede empezar a plantear las ideas o directrices estéticas que darán forma al aspecto visual de la obra y visitar las localizaciones para elaborar las plantas con la posición de las luces.
Una vez ha hecho todas las comprobaciones y aprobado las propuestas de arte, vestuario y maquillaje, se asegura de que todo está acorde realizando pruebas de estilo visual en el propio set. Esto lo ayudará a ser más eficiente en el rodaje, donde realizará los ajustes de cámara, luces y acción necesarios. De hecho, el director de fotografía, puede aprobar o rechazar tomas y repetirlas si lo cree necesario.
Una vez montado el material grabado, tendrá que asegurarse de que todo está correcto en el proceso de color y edición para aplicar algunas correcciones que puedan faltar. Por último, revisa los master de la obra que se van a distribuir y exhibir en cada formato.



Todo este trabajo lleva consigo una enorme labor de documentación e investigación que el DOP debe llevar al día siempre. Como director, además, debe saber liderar un equipo y gestionar su departamento con todas las subtareas que llevan adelante.

En conclusión, el DOP se asegura de que todo vaya según lo acordado y de que el resultado sea el esperado hasta el final de la producción. Por tanto, el director de fotografía condiciona enormemente el desarrollo del proyecto porque su trabajo marca el ritmo en el rodaje y las ediciones que se harán posteriormente.