CINE Y TV

Iluminación en el Cine. Luces duras en el set

La iluminación en el cine es, a veces, la propia protagonista de una escena, cambiando por completo la idea, el dramatismo y el sentido del plano. En general, un director de fotografía tiende a iluminar a sus actores con fuentes de luz suave porque le da un aire cálido y hace las sombras más difusas. Pero las fuentes de luz duras tienen numerosas ventajas en varios aspectos, a pesar de que la gente siga evitándolas. Aquí os contamos cuáles son esas ventajas y cómo usarlas a tu favor en el set de rodaje.

Las luces duras crean líneas y contornos igual de duros, así que la escena deja de ser plana como pasa al usar luces suaves. Sin embargo, esto puede dar una estética totalmente diferente y una belleza al plano más contrastada. En este sentido hay que saber cómo utilizar una luz fuerte, porque al final no vamos a querer que nuestro sujeto parezca un reportero de noticias si no es el caso.

Los fresnel, por ejemplo, son un tipo de luz con un output muy fuerte, existen fresnel y otras fuentes de luz dura que son más pequeñas en tamaño para compensar ese output. Funcionan muy bien con los planos con sujetos, sobretodo para iluminar y aplanar la cara del actor y se puede hacer de dos formas diferentes:

·      Situándola en el eje de la cámara y un poco por encima de ella.

·      Usándola para dar un estilo Rembrandt, con una sombra que no suprime las líneas de la cara a la vez que le da cierta profundidad.


Otro aspecto de las luces duras es que crean unas sombras muy fuertes, que no siempre es algo malo. La estética que crea hace contraste en la escena y le da un tono muy gráfico y potente. Estas sombras duras combinan muy bien con colores brillantes y patrones fuertes, además separan el sujeto del fondo.

Aun así, si quieres eliminar o suavizar las sombras que dejan las luces duras, puedes utilizar una segunda fuente de luz en un ángulo complementario que la suavice y, al mismo tiempo, separe el sujeto del fondo. Esto también oculta imperfecciones y le da una iluminación muy bonita a la escena.


En realidad, no siempre deberíamos ocultar las imperfecciones porque dan carácter y una identidad visual. Las luces duras pueden acentuar las texturas y los colores de la piel, aunque no están muy bien vistas porque iluminan todo por igual, como ocurre con el sol. Al utilizar una tercera fuente de luz en el set, separamos el sujeto del fondo de una manera brillante.