DJ-PRODUCCIÓN MUSICAL

Técnicas de mezcla. Procesando samples

En el proceso de trabajo de la Producción Musical, es importante dejar espacio a la creatividad. Esto es algo obvio, pero muchas veces no podemos grabar un instrumento determinado y necesitamos buscar los samples de ese instrumento para incorporarlo a nuestra mezcla.

Los samples son notas de instrumentos pregrabadas o creadas digitalmente, que pueden utilizarse en cualquier DAW y que en Producción Musical se convierten en una herramienta indispensable para el productor musical. Sin embargo, la clave de incorporar estos samples a nuestro tema está en la mezcla y muchas veces las técnicas tradicionales como la EQ, el balance y la compresión, no nos dan el sonido que estamos buscando.


Así que, nosotros como productores, buscamos el sample que necesitamos y cuando queremos mezclarlo, nos damos cuenta de que no conseguimos casarlo del todo con el color y el sonido de nuestro tema. Para eso existen algunas técnicas poco convencionales para trabajar los samples desde un enfoque diferente y que, además, aportan creatividad y personalidad.

Una de las primeras técnicas es grabar el sonido del sample en una sala de grabación en estudio. Utilizando un micrófono capturamos todos los matices del sample sonando en esa sala, incluyendo la reverb. Es parecido a utilizar un plugin de reverbs pero de esta forma creamos el efecto real en un estudio. Esto le dará autenticidad y naturalidad al sonido para que el sample no suene enlatado.


Cambiando el ángulo y la distancia al micrófono frente a los monitores, podemos controlar el efecto y añadir peso y espacio para que entre mejor en nuestra mezcla. Lo único a tener en cuenta es que nuestro sonido no acople entre el micro y los altavoces.

Otra manera de conseguir un sonido más personal y auténtico para los samples de tu mezcla es utilizar plugins de sistemas analógicos. Le da un estilo vintage que va acompañado de una calidez muy reconocible. En Acustica Audio, de los que somos partners oficiales, son expertos en crear estos plugins analógicos profesionales.

Compresores de tubo, ecualizadores visuales y todo tipo de efectos especiales recreados digitalmente con toda la calidad de sonido posible para que nuestros samples suenen profesionales, con personalidad y tengan pegada.


Algunos samples son líneas enteras de notas o fragmentos completos que pueden seccionarse. Utilizando la herramienta de corte, podemos obtener los sonidos individuales de nuestros samples y trabajarlos de manera independiente, incluso no utilizar las partes que no necesitemos.

El DAW de Ableton incluye “Simpler”, un controlador de MIDI para realizar todas estas acciones de corte y edición de manera sencilla, utilizando automatizaciones para cortar justo en los golpes sonoros. Estas funciones ayudan mucho a la creatividad a la hora de producir.

Por raro que pueda parecer, no siempre es necesario utilizar un sampler o un plugin de samples para trabajar con ellos. Los samplers ayuda a trabajar con los samples que cargamos pero utilizar el sonido del sample directamente en nuestra línea de tiempo es igual de efectivo y nos permite exprimir todas las funciones de nuestro DAW.

Podemos aplicar fades, controlar la ganancia, hacerlo sonar al revés, utilizar automatizaciones (como ya comentamos en otro artículo), e infinitas posibilidades más para que encaje bien en nuestra mezcla con el resto de instrumentos.

En ocasiones, la mejor opción es volver a samplear el sample, es decir, exportarlo ya editado y volver a trabajar sobre él. De esta manera podemos observar y experimentar con los sonidos más distorsionados y acercarnos a una visión diferente. Añadir varias capas de sampleo potencia el efecto en el sonido.

Trabajar con las frecuencias bajas de los samples también es una forma genial de añadir un poco de sonoridad y fuerza. Los osciladores de baja frecuencia son una herramienta única en este sentido y hay infinidad de plugins de sintetizadores y efectos para utilizar.


Modulando estas frecuencias vamos a darle más movimiento al sonido, por ejemplo, modificando el pitch del sample, añadiremos vibración al sonido y lo hará más realista. Si trabajamos el volumen y el filtro, descubriremos nuevas texturas en el sonido.

Por último, desde que las tablas de ondas de los DAW permiten tantas personalizaciones, podemos importar nuestras propias tablas. Esto significa que podemos utilizar los samples como tablas de ondas para trabajar con el sonido, de manera que podemos aplicar distintos niveles de pitch con una tabla personalizada.

Trabajar los samples es algo muy común en Producción Musical, mezcla y mastering, pero estas técnicas poco convencionales pueden ayudarte a trabajar mejor tus temas y tratar de variar en el flujo de trabajo.